HA-200D SAETA

/ / HISTORIA

HA-200D SAETA, un avión monumento que no puedes perderte si vienes a Motril.

Año 1980: Un Saeta para Motril.
Es en este año cuando surge por primera vez la propuesta por parte del periódico local EL FARO, a la Jefatura del Escuadrón de Vigilancia Aérea Nº9, (E.V.A Nº9), de colocar un avión real, preferentemente de construcción española, en las calles de la ciudad a modo de monumento para disfrute del pueblo.

Dicha propuesta fue recibida por el entonces Jefe del E.V.A Nº9, el Teniente Coronel D. Manuel Cubero León-Salas, que tras unos meses de gestión consiguió la autorización por parte del Teniente General Jefe del Estado Mayor del Aire, para la entrega al Escuadrón de un avión HA-200D Saeta, que fue el modelo elegido.

Efectivamente, el Escuadrón consiguió la cesión por parte de la Maestranza Aérea de Sevilla de un avión Saeta, el cual fue obsequiado por la unidad al pueblo de Motril y quedo expuesto (por primera vez) en la Avd. Martín Cuevas, lugar próximo a la Zona residencial. Este fue el testimonio real de la presencia del Ejército del Aire Español en esta localidad.

Pero no todo fue color de rosas… y es que tras unos pocos años, el avión fue retirado de su ubicación y “condenado al olvido” durante 15 años.

Tras la retirada del avión a su destierro, se suceden a través de los años una serie de contactos entre el ayuntamiento de la ciudad y el Ejército del Aire, que con la llegada a la Jefatura del escuadrón del Teniente Coronel D. Fernando Molina González en enero de 1990, reactiva las gestiones para devolver el Saeta al lugar de honor que le corresponde en esta ciudad.

22 de febrero de 1990.
El General Jefe del MACOM, autoriza los contactos con el Ayuntamiento de Motril, cuyo alcalde de entonces era D. Miguel López Barranco, para la vuelta a su colocación del avión monumento. Desde entonces se producen diversas conversaciones para su ubicación, comprometiéndose asimismo el Ejército del Aire a su reparación.

28 de octubre de 1994.

El Ayuntamiento de Motril envía una carta para que el E.V.A. Nº 9 realice las reparaciones a la mayor brevedad posible, al objeto de proceder inmediatamente a la reparación del nuevo pedestal.

8 de noviembre de 1994.
El GJMAEST autoriza:

-Reparación del Saeta.
-Que un camión plataforma lo lleve a la B.A. de Armilla.
-Que personal del E.V.A. nº 9 vaya diariamente a efectuar las reparaciones. El Coronel Jefe de la B.A. de Armilla se compromete a ayudar solo un tiempo hasta que el avión este reparado y listo para su colocación.

12 de junio de 1995.
El Coronel Jefe de la B.A. de Armilla, informa que el avión está preparado y que se debe retirar, pues ocupa un hangar que es necesario para las tareas propias de la base.

2 de septiembre de 1995.
Nueva petición de retirada del Saeta por el Coronel Jefe de la B.A. de Armilla.

14 de octubre de 1995.
El GJMAEST pide información nuevamente e indica al Jefe del E.V.A. nº 9, se agilicen los trámites o el avión Saeta sea enviado a la A.G.A, (Academia General del Aire), en San Javier, Murcia. Visto como se estaban poniendo las cosas, la ciudad de Motril estuvo a punto de perder su emblemático (y olvidado) monumento, pero las gestiones por fin dieron buen fruto y por fin el SAETA “voló” de nuevo a su definitiva ubicación. Lugar desde el cual, con su eterno vuelo rasante, toma el pulso a la vida cotidiana de esta ciudad de Motril.

12 de diciembre de 1995.
Reinauguración del avión monumento de Motril.
Hispano Aviación HA-200 Saeta: SU HISTORIA.

El Hispano Aviación HA-200 Saeta fue un cazabombardero y avión de entrenamiento español fabricado por la compañía Hispano Aviación con los diseños del alemán Willy Messerschmitt en los años 50. Realizó su primer vuelo el 12 de agosto de 1955, convirtiéndose en el primer reactor construido por la industria aeronáutica española, y operó en el Ejército del Aire de España y en la Fuerza Aérea Egipcia, país donde se fabricó bajo licencia. En el año 1951, en el transcurso de una visita a España del profesor Willy Messerschmitt para supervisar la fabricación de una serie de cazas Me-109G2, famoso por sus diseños de aviones de combate en la Segunda Guerra Mundial, la empresa Hispano Aviación, S.A. (HASA), le ofreció la posibilidad de firmar un contrato, de dos años de duración, prorrogable y con fecha de entrada en vigor el día 1 de enero de 1952, por el cual, se comprometía a desarrollar un avión de entrenamiento, de motor a pistón, un birreactor de escuela y asalto y un caza a reacción con ala en delta. El avión de motor de émbolo debía servir para ensayar el ala y otros elementos del birreactor, pues ambos aparatos se iban a diseñar con un alto grado de elementos comunes para ahorrar costes. Estos prototipos reciben la denominación de fábrica de HA-100 Triana, HA-200 Saeta y HA-300.

Desarrollo:
El profesor Messerschmitt, se incorporó en 1952 junto con tres de sus colaboradores que formaron un equipo con los técnicos españoles Figueroa y Rubio. El prototipo, dotado de dos turborreactores franceses Turbomeca Marboré II y sin armamento, realizo su primer vuelo, el día 12 de agosto de 1955, desde de la pista del aeródromo de San Pablo, (Sevilla), en donde la Hispano Aviación tenia una de sus fábricas. El prototipo, que no lleva matrícula, tenía sus reactores cubiertos por mantas de amianto, ya que el compartimiento de motores carecía de salidas de calor suficientes y la temperatura alcanzada llegaba a los 200 grados centígrados, hasta que con la adopción de dos toberas concéntricas, una propia del motor y la otra para la salida de gases por efecto Venturi, se solucionó el problema. Meses después, en la primavera de 1956, el prototipo, con matrícula militar XE.14-1, es pintado con la matrícula civil EC-AMM y despega para realizar una gira de prospección y venta por Alemania, Austria y Suiza, sin que esta, obtuviera resultados comerciales.

El 11 de enero de 1957, vuela el segundo prototipo, matriculado XE.14-2, ya armado con dos ametralladoras situadas en el capot, Breda Safat de 7,7 mm., que procedían de las que utilizaban los ya desechados Fiat CR-32 “Chirri”, y de las que el Ejército del Aire almacenaba grandes cantidades. Aprovechando la celebración del Salón Aeronáutico de París, el primer prototipo, con la matrícula ECAMM despega y parte en vuelo hacia el aeropuerto de Le Bourget, donde realiza vuelos de exhibición.

Dados los buenos resultados obtenidos en los ensayos de estos dos prototipos, el Ejército del Aire realizó en el año 1957, un pedido por 10 ejemplares de preserie, que reciben la denominación de fábrica HA-200R1. Estos aviones son similares al segundo prototipo, con la mejora de poseer cabina presurizada.

En 1959, el Ejército del Aire realiza un pedido por 30 aviones de serie, cuya denominación es HA-200A. Así mismo éste mismo año de 1959 finaliza el contrato del profesor Messerschmitt, que regresa a Alemania con su equipo, aunque siempre mantendría intereses financieros con la industria aeronáutica española a través de sus propias empresas. Los 10 aparatos de la serie preliminar fueron vendidos en 1959 a la fuerza aérea egipcia, modificados como versión HA 200B y armados con un cañón de 20 mm. Se entregaron en 1960 y allí se les llamó “Al- Kahira”. De 1960 a 1965, Egipto en factoría de Helwan fabricó 90 de estos aviones bajo licencia, los cuales tomaron parte en el conflicto árabe-israelí de 1967. Basándose en el modelo de la serie preliminar HA 200B, que se había exportado a Egipto y llevaba un cañón de 20 mm bajo la parte frontal del fuselaje, HASA desarrolló posteriormente el avión monoplaza de ataque Hispano Aviación HA 57.

Así recogía la prensa de la época el primer vuelo del

El Ejército del Aire, encargó en 1963 otros 55 Saetas de la versión HA 200D para prestar servicio en el Ala 43 de Villanubla (Valladolid) y en la Escuela Básica de Matacán con la designación E-14B, que HASA terminó de suministrar en 1967. Se les instaló el motor Turboméca “Marboré VI”, con un empuje estático de 9,4 kN.

40 aparatos de entrenamiento se modificaron para convertirlos a la versión HA 200E Super Saeta o C-10B. A partir de los años 70, los Saeta con base en la base aérea de Gando (Canarias) desempeñarán un importante papel en el conflicto del Sáhara, donde por razones políticas España no podía usar material de procedencia norteamericana como los Northrop F-5.

El HA 220 Super Saeta fue una versión de apoyo táctico monoplaza derivado del HA-200E introducida de 1971 a 1977 y para la cual se modificaron 25 HA 200; designados en un principio C-10C y posteriormente A-10C ; algunos fueron equipados con cámaras de reconocimiento fotográfico y recibieron la designación AR-10C. Desde 1980, el CASA C-101 Aviojet reemplazó a los HA 200 y HA 220 en misiones de escuela, Las últimas unidades operativas de Saetas fueron el Escuadrón 214 de Morón de la Frontera, (Sevilla), que se disolvió a finales de 1981.